martes, 4 de septiembre de 2012

Bullying

El insulto repetido, la joda constante, el apodo hiriente, las bromas pesadas recurrentes, la burla, son males de todos los tiempos solo que recién, felizmente, le han puesto nombre, con lo que lo quieren identificar, seccionar, analizar y, de ser por ventura posible, solucionar.

Hay varias formas de responder al bullying: (1) te ríes a carcajadas, te resbala, te llega, (2) te enojas y los enfrentas a puño limpio, (3) te alejas del grupo que te jode y (4) te deprimes y llegas a pensar que es mejor no estar en este mundo.

Dice el que te jode que "no tienes correa", que eres "muy susceptible", "muy sensible" o "muy asado", tus amigos, acostumbrados, te dicen que "te ahogas en un vaso con agua", los resignados a la fatalidad que "el mundo es así", o, lo que te pone peor, que "ya no eres un niño".

Muy pocos, casi nadie, llaman la atención al que te molesta, el culpable eres tú. Y te sientes pésimo. Y es que el que te jode es muchas veces el chistoso, el gracioso, el criollo, el que tiene más amigos. Y él sí no se ahoga en un vaso de agua, a él le resbala lo que le dicen, es más, anima a que los demás también jodan, celebra las bromas pesadas que le hacen, las burlas de los demás. Anima a todos a seguir burlándose de todos.

En mi oteo de víctima perenne constato tristemente que no solo los heterosexuales homofóbicos nos hacen bullying, también los gays y no solo los gays masculinos.

Se ha vuelto un deporte, en algunos grupos, la mofa del otro, "te destruyo" es el grito de guerra diario, el coliseo romano aplaude cuando la lengua más afilada atraviesa el corazón más duro.

No soy de los que se enojan hasta agarrar a golpes a su agresor, aunque la rabia me envenena, lo reconozco. Y soy aun demasiado mediocre como para animarme al radicalismo liberador. Yo, simplemente, me alejo.

7 comentarios:

Mijaíl 160 dijo...

Bueno, soy uno de los "sobrevivientes" del bullying... mi blog es básicamente una muestra de lo terrible que puede ser este problema si no sabes enfrentarlo de la mejor manera y piensas que todo no tiene sentido. Por suerte pude superarlo y ahora no tengo miedo a hablar libremente de ese tema que a muchos aún de adultos, les averguenza demasiado. En mi caso, mi primera reacción ante el bullying fue la peor, traté de desaparecer, y claro eso tuvo consecuencias terribles para mi familia, pero por suerte todo pasó y hoy en día las cosas son mucho más claras para mí y he adquirido una mayor sensibilidad y tacto con personas que pasan por la misma situación. Muy buen post. Saludos!

Julio Gerardo dijo...

Si. Es un tema delicado el nuestro y lo que para algunos es una simple broma, para otros es un mundo. Hay muchos aún a quienes sensibilizar, aunque se está haciendo bastante al respecto. Sucede, sin embargo, que muchos ni cuenta se dan que están molestando a alguien, piensan que esto de las bromas pesadas es una actitud natural y algunos me han dicho que hasta pensaban que era "fraterna".

GoBri dijo...

Muy buena entrada sobre todo por su sencilléz, y simpleza. Has tratado un tema muy complejo con una línea contínua y lineal, de manera simple pero sin quitarle importancia. Felicidades. Nosotros hemos trabajado sobre este aspecto con entrevistas y demás. Si quieres visitarnos o comentar algo encantado.
Un saludín GoBri!!!

Julio Gerardo dijo...

Gracias GoBri. Me gusta tu blog.

Luis Arbaiza dijo...

Hay dos formas de pelear, como hombres o como esclavos (a lo que decía Nietzsche), de frente o por la espalda, sinceramente o fingiendo que todo es un juego, a campo abierto o desde la comodidad del grupo, la sombra del anonimato o la fingida chacota inocente. Lo noble es no entrar en peleas en los términos esclavos (que no podrían ganar de otro modo) y correcto alejarse.
Me precio de haber peleado siempre contigo en el primer término y también de reconciliarme así.
Un abrazo Julio.
lucho arbaiza

Luis Arbaiza dijo...

Hay dos formas de pelear, como hombres o como esclavos (a lo que decía Nietzsche), de frente o por la espalda, sinceramente o fingiendo que todo es un juego, a campo abierto o desde la comodidad del grupo, la sombra del anonimato o la fingida chacota inocente. Lo noble es no entrar en peleas en los términos esclavos (que no podrían ganar de otro modo) y correcto alejarse.
Me precio de haber peleado siempre contigo en el primer término y también de reconciliarme así.
Un abrazo Julio.
lucho arbaiza

Blas Donoso dijo...

Tema complejo, y de bastante importancia en nuestros días. Atrás quedaron las bromas en la formación o en los recreos, ahora las redes sociales han facilitado enormemente la violencia entre pares dentro de los colegios, y lo que es peor aún, fuera de ellos.

Si bien el Estado ha puesto en movimiento un programa a nivel nacional para frenar el bullying, es solamente una buena intención. ¿Cómo pretenden que un sólo psicólogo esté al tanto de las vidas de más de 800 escolares? ¿Cómo esperan que un profesor mal remunerado dedique horas extras a hacerle seguimiento a sus 30 o 35 pupilos? Y lo que es peor aún, ¿cómo se espera que los niños sean el punto de cambio en una sociedad de por sí violenta?

Los adultos les enseñamos a ser agresivos, deberíamos enseñar con el ejemplo.