sábado, 11 de agosto de 2012

El gay que da vueltas

Por nuestra investigación, previa al viaje, sabíamos de la casi increíble existencia de un local gay en ese lugar remoto, en medio de la selva, al que habíamos llegado, a una hora de otro lugar remoto a 6 horas de la capital. Así que, luego de buscar hospedaje, desayunar y asegurar alimentación para el almuerzo, salimos a la plaza principal a buscar mayor información.

¿Cómo hacen 12 hombres gays en un pueblo con escenografía de una película de John Wayne y de Apocalypto (producción de país emergente, claro) escaso de todo pero abundante en iglesias para todos los gustos para preguntar por un local gay?

La estrategia la llevamos en nuestros genes: hacernos los distraídos, dando vueltas por la plaza mientras buscamos, observando así como quien no quiere la cosa, quien puede ser el indicado a abordar. Y, como siempre, no nos equivocamos. La conversación fue más o menos así (luego de elegir cual de nosotros sería el que haga las preguntas):

G1: Hola, una pregunta.
Informante identificado: Hola.
G1: Nos han dicho que aquí en P. hay un lugar de ambiente
Informante identificado: Sí hay varios, pero abren mas tarde en la noche, el mas concurrido es...
G2: O sea un lugar donde solo van hombres.
Informante identificado: Ah ya (sonriendo sabiamente). Las chicas tienen su local acá saliendo nomás, hay que tomar una moto y le dices que te lleve a...
G3: No. Donde van hombres que quieren conocer otros hombres...
G4: Donde no hay chicas...
G5: Donde los hombres bailan entre ellos...
G6: Un lugar para gays.
Informante identificado: ¡Ahhhhhhh!
G1: ¿Conoces?
Informante identificado: Noo, no conozco.
G1, G2, G3, G4, G5,... GN: :(
Informante identificado: Pero sé que hay alguien que es como el rey de los gays.
G1, G2, G3, G4, G5,... GN: O_O
G1: Y donde lo ubicamos.
Informante identificado: No se. Pero acá hay un gay que da vueltas al que le pueden preguntar.
G1: ¿Un gay que da vueltas?
Informante identificado: Sí, viene más tarde, en la noche.

En la noche, con toda la mancha, estábamos nuevamente en la plaza, otra vez haciendo como que sólo conversábamos, como que sólo tomábamos fotos, como que sólo mirábamos distraídamente a nuestro alrededor. ¿Cómo será el gay que da vueltas? ¿Lo reconoceremos al verlo? Estábamos seguros que sí ¿Qué le diremos? ¿Realmente nos podrá llevar donde el Rey de los Gays? ¿Realmente EXISTE un Rey de los Gays?

Ya eran creo las 10 de la noche y la mancha era cada vez menor, el cansancio, el aburrimiento, el pensar que no tenía mucho sentido esa espera hacía que poco a poco se fueran yendo. Cuando sólo nos quedamos dos no quedó más alternativa que preguntar a los transeúntes. Todo o nada. Valor.

G1: Buenas noches señor. Nos han dicho que acá en la Plaza hay un gay "que da vueltas". ¿Sabe Ud. quien es?
Señor: Ah si. Es hermano de la chica que vende en la esquina.

G1: Perdona, nos dicen que eres hermana de un gay que da vueltas acá en la plaza.
Hermana: Si.
G1: ¿Donde lo ubicamos?
Hermana: Ya no tarda en venir.

Al llegar, no necesitamos esperar a que se acercara a su hermana para saber que él era el gay que da vueltas.

Parecía de unos 22 años, en el proceso de transición hacia su verdadero género. Daba vueltas por la plaza a esa hora vendiendo cigarrillos, chicles, caramelos. Nos contó que tenía la intención de operarse. Que había en P. varios que se habían operado, que la mayoría trabajaba para La César (el Rey de los Gays). La César era el dueño del prostíbulo, de un bar/discoteca (el local gay que buscábamos) y de un hospedaje. Nos dio la dirección del prostíbulo, fuimos pero estaba cerrado. Al día siguiente, como a medio día, volvimos pero no lo encontramos. Tuvimos la suerte que el mototaxista era primo de La César y nos dio su celular. Lo llamé y le pregunté si podía recibirnos para hacerle una entrevista. Me preguntó del blog, le conté, pero terminó diciendo que no podría atendernos. Solo le pedimos al mototaxista que nos mostrara dónde quedaba su local. En la noche fuimos con la mancha pero el local estaba cerrado. No supimos si abría más tarde o si justo ese día no abrirían. Ya no insistimos más. Nos fuimos a la Plaza por unas cervezas.




8 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante la hisroria es veridica o me parece jeje soy giancarlo

Julio Gerardo dijo...

Verídica. Fue un viaje q hicimos con los Futboleros de la primera generación en fiestas patrias del 2011.

Damian dijo...

La Cesar era todo un capo, el rey de los gays, pucha personaje asi era para saber más ¿Y si la prx q regresas al pueblo ese?

La foto del Hostal "La Cesar" es lo máximo

Luis Arbaiza dijo...

fue como apocalipsis now, buscabamos a un rey de un reino visible solo indirectamnete. pero cuyo poder alcazaba a cada hombre qeu sintier algo por otro hombre,en cada lugar de la jungla y acaso comprometia a lod astros...
Lucho Arbaiza

Julio Gerardo dijo...

Damian: Sí, todo un personaje. Cuando decidimos hacer el viaje a la selva más cercana a Lima (pero más allá de La Merced), estuvimos googleando y nos sorprendimos al encontrar en mundoanuncios.com publicidad de un local gay en ese lugar. Nosotros, que incluso pensábamos que sería difícil encontrar gente gay allá, fuimos sorprendidos cuando nos hablaron del "gay que da vueltas" con tanta naturalidad y del "rey de los gays" (esas fueron las palabras exactas que usó nuestro Informante identificado).

Arbaiza (G1): Tú eres testigo :)

Anónimo dijo...

Yo soy travesti, vivo aunque no en el mismo Pichanaki, pero si cerca de ahi, y nunca he escuchado del rey de los gays ni su prostibulo de gays

Anónimo dijo...

Yo soy travesti, vivo aunque no en el mismo Pichanaki, pero si cerca de ahi, y nunca he escuchado del rey de los gays ni su prostibulo de gays

Julio Lossio dijo...

Hola. El prostíbulo no es de gays. Aunque nos dijeron que trabajaban también algunos travestis ahí. Queda saliendo de Pichanaki, como yendo a La Merced, todo mototaxista conoce. El título de Rey de los Gays se lo puso el hetero que interceptamos en la plaza, quizá se le ocurrió en ese momento para decirnos que era alguien importante entre los gays del lugar.