viernes, 26 de noviembre de 2010

¿¡Viva la Vie Bohème!?

La vida bohemia en el ambiente, a comienzos de los 90, era más trágica que una ópera de Puccini. Y Rent, que ponen en el Luigi Pirandello (ex Raimondi), nos la recuerda en un musical con algo de humor negro (no mucho lamentablemente) y algo de drama (no mucho felizmente).



En la ópera de fines del XIX Mimì, enferma mortal, no deja de toser. En Rent, de comienzos de los 90, es una yonqui seropositiva que no puede dejar su adicción.

En la ópera Rodolfo es un tipo sanote y es un chiste decir, de la escena en la que se enamora de Mimì, que es la seducción más rápida que se haya escrito jamás: Mimì llega buscando sus llaves, se encuentra con Rodolfo, conversan y luego de los 4 minutos que dura Che Gelida Manina cae rendida a sus brazos.

En Rent el amor a primera vista, el flechazo inmediato, la ilusión instantánea (pero cafeinada, fuerte) tiene su explicación: son los 90 y el AZT no te aseguraba contar con todos los años que quisieras vivir. Ergo, tienes que vivir más rápidamente. Como canta Roger (Marco Zunino): tiene que componer su obra más grande antes que…  Igual, Collins y Angel (genial Jeffrie Fuster haciendo de una Musetta drag queen) viven a 100.

La muerte, como en las películas de Bergman, ronda toda la obra. La amargura existencialista entre Rodolfo y Mimì por el poco tiempo que les queda se hace ejercicio coral entre Roger, Mimí, Collins, Angel y los amigos que los bien quieren.

Las cosas parecen haber cambiado un poco. No solo la esperanza de vida ha aumentado significativamente. Ahora hasta puedes reducir tu riesgo de contagio (43.8%, para los gamblers) si tomas una pastilla antirretroviral al día. Esta no es una obra del siglo XXI definitivamente. Pero tampoco es simplemente una bonita recreación de época. El riesgo, aunque menor, sigue existiendo. Y, como Woody Allen, en Love and Death, podemos reírnos y bailar con la muerte, pero no debemos dejar de saber que sigue ahí esperando que nos descuidemos. Rent se ríe, canta y baila efectivamente pero pone en el tapete el tema de los riesgos y de la disminución de la calidad de vida (mejor es tomarse su tiempo para enamorarse, ¿no?) que trae consigo el contagio y que muchos como que olvidamos.


Por Rent, el autor, Jonathan Larson, recibió 3 póstumos Tony (murió un día antes del estreno de Rent) y un Pulitzer por Drama.

Según lo que leo en la presentación, los ingresos generados por la venta de las dos primeras filas son donados a la Asociación Un Día de Esperanza que trabaja por el mejoramiento de la calidad de vida de niños infectados con el VIH/SIDA.

Y no se pierdan el ciclo de Bergman (el director favorito de Woody Allen) que ponen en la renovada sala del MALI hasta el 19 de diciembre. Lamentablemente muy poca gente está yendo. El viernes conté 8, el sábado poco mas de 20 y el domingo menos de 20.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante por todos sus lados relatada la obra de jovenes que tienen a ver la vida de un punto de vista distinto como en cada obra que se presenta aqui, un buen argumento bien detallado, recomiendo que lo lean y saquen su critica sobre dicha escritura.
"Azoka"

Lemon Guy dijo...

A mi la película me gusta mucho no se si veré la obra y es que ni se si aun se esta presentado pero me gusta mucho la historia.

Julio dijo...

Solo fueron 8 presentaciones. No se porqué una temporada tan corta. ¿Recuperarán su inversión en tan pocos días?